Categorías
Psicología

La teoría podrida de la manzana: malos colegas

Según la teoría de la manzana podrida, en todos y cada organización empresarial hay un factor que puede influir de manera negativa en el resto con su actitud o bien personalidad . Su presencia no solo causa malestar, más días de mutua y también infelicidad en el ambiente laboral, sino asimismo representa un grave perjuicio económico para la compañía.

«¿Qué puedo decir? Contraté a la persona equivocada y destrozó todo cuanto había construido en diez años». Estas son las palabras de Steve Jobs, refiriéndose a John Sculley, CEO de Manzana, con lo que debió dejar la compañía de la que fue cofundador. Este conocido caso no es el único. Conforme una investigación efectuado por el conjunto Glassdoor, 95 por ciento de las compañías contratan por lo menos una manzana podrida al año.

¿De qué forma es posible? ¿Puede una sola persona ejercer tal repercusión para trastocar la activa de una organización y producir un impacto tan negativo? Expertos charlan del efecto dominó.

Hay personalidades tan tóxicas que son capaces de minar la ética de un conjunto de trabajo. Mas eso no es todo. Habitualmente, la ola no solo llega a sus colegas; clientes asimismo pueden padecer de un mal procedimiento de trabajo, descalabro o bien la presencia de cifras negativas. Veamos más datos sobre este tema.

La plantilla no siempre y en todo momento es simple para una empresa; especialmente cuando las entrevistas y las pruebas de personalidad son imprecisas en el momento de pronosticar el desempeño laboral futuro del aspirante

Teoría de la manzana Rotten: una persona puede desequilibrar a una organización

La teoría de la manzana podrida se conoce desde hace unos años, mas todavía el día de hoy no somos capaces de prevenir este fenómeno. La Universidad de Washington efectuó un interesante estudio en dos mil siete, dirigido por William Felps.

Esta investigación ha confirmado que el comportamiento negativo de un factor puede tener una enorme repercusión en toda la estructura. Y no solo eso, los inconvenientes de trabajo de forma frecuente pasan por las paredes corporativas y llegan a la esfera familiar y personal. Los enfrentamientos en el sitio de trabajo no se quedan allá, siempre y en toda circunstancia los llevamos con nosotros. El impacto, por consiguiente, es notable en todos y cada uno de los niveles.

Si nos centramos ahora en la personalidad de aquellos que aceptan el papel de «manzana podrida», capaz de inficionar a sus colegas, probablemente reconozca ciertos siguientes comportamientos:

  • Evitar de responsabilidades, llegando a poner el trabajo de uno en el resto.
  • Sumisa, pesimista y actitud exageradamente crítica cara todo.
  • Acoso, empleo de comportamiento beligerante con recurso usual a la intimidación, crítica, sarcasmo.
  • Amedible acto hasta el punto de la ilegalidad, con el empleo del engaño, chantaje, redacción de documentos falsos, etc.

Por qué las empresas no tienen filtros contra manzanas podridas?

En un aspecto que brota de la teoría de la manzana podrida es el siguiente: las empresas tienen la costumbre de contratar velozmente, mas de disparar de forma lenta. ¿Qué es lo que significa esto? En muchas organizaciones, la necesidad de completar un trabajo puede obligar al proceso de selección a ser veloz, mas ineficiente.

En ciertos casos, la emergencia lleva a que no se tomen en cuenta valores esenciales. A esto se agrega otro aspecto esencial: frecuentemente las pruebas de evaluación del aspirante no dejan adivinar aspectos ocultos de la personalidad o bien pronosticar comportamientos futuros cuando el factor se introduce en el contexto de trabajo.

En muchos casos, por consiguiente, el reclutado se deja persuadir por puras habilidades, un amplio currículo, títulos o bien experiencia, la manera en que el aspirante se presenta y la asertividad. No obstante, no siempre y en todo momento tienes tiempo para ahondar las habilidades trasversales, como el equipo, la actitud positiva, la sensibilidad cara el resto, el auto control y la inteligencia sensible.

Que hacer cuando el proceso de selección no filtra la manzana podrida?

Se afirmó al comienzo, en promedio cada empresa se halla con una manzana podrida al año. De producirse un fallo en el proceso de selección, las consecuencias pronto se aprecian. Crea un tiempo de trabajo tóxico, los empleados se sienten frustrados y viven a la defensiva; el agobio aparece y la disminución y los inconvenientes de productividad empiezan.

Cómo defenderse? Generalmente, tal situación no se soluciona de forma rápida. Conforme la teoría de la manzana podrida, la compañía tarda en intervenir. Mis colegas son los primeros en padecer este retraso. Comprensible mente, no siempre y en todo momento es simple informar de comportamientos de esta clase o bien convencer a la administración a fin de que tome medidas

Este empresas prosiguen operando por medio de la verticalidad y no de la horizontalidad. En otras palabras, no siempre y en toda circunstancia hay una comunicación directa y flexible entre los empleados y la dirección. Es estas jerarquías corporativas las que hacen que las manzanas podridas persistan, incrementando la inestabilidad.

Toxicos colegas, por otra parte, han de ser identificados cuanto antes por el bien de toda la organización. Una vez identificado el inconveniente, se puede empezar un plan de acción, por poner un ejemplo mejorando su capacidad de trabajar en conjuntos. Si esto no marcha, puede desplazar a la persona a una situación menos interactiva y, como último recurso, deberá proceder con el despido. En todo caso, se trata de una situación que requiere una acción definitiva, veloz y eficiente. La pasividad solo crea humillación, lo que resulta en pérdidas graves.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.