Categorías
Psicología

Ideas ordenadas, gabinetes ordenados

También en ocasiones ha hecho la muy temida limpieza de los guardarropas. Una labor agotadora y con frecuencia que consume un buen tiempo. Ordenar, clasificar y re ordenar accesorios o bien ropa es tan agotador pues esencialmente implica mucho esmero mental. No se trata solo de ordenar gabinetes, asimismo precisas ordenar ideas.

Cuando re ordenamos una habitación o bien un guardarropa, no solo movemos accesorios o bien ropa de un lado a otro o bien desbaratando cosas viejas que ya no utilizamos. Concebido ordenar ideas, pues nuestro subconsciente procesa recuerdos relacionados con esos objetos o bien ropa, rememorar ciertas situaciones y decidir si son útiles para nosotros o bien no.

Según Marie Kondo, especialista en el tema y famosa por su libro, El poder mágico de ordenar. El procedimiento nipón que convierte tus espacios y tu vida, el orden empieza con la supresión de nuestras vidas del exceso de objetos. Pues conforme Kondo, es este hábito el que causa un exceso de objetos en todos y cada hogar o bien oficina. Por tal razón, es preciso poder desprenderse de ciertos objetos y/o ropa. Un reto que causa ansiedad a muchos y que por medio de su procedimiento KONMARI se puede conseguir sin mucha complejidad.

«La organización empieza con la supresión.» -Marie Kondo-

Ordenar ideas

Cuando decidimos sostener un accesorio es por el hecho de que de alguna forma aún estamos vinculados a una serie de sensaciones las que evoca, que pueden ser felices y tristes o bien aun agridulces. Mas si los dejamos ir, de alguna forma hacemos espacio para lo nuevo. El orden es un factor más esencial de lo que se podría meditar.

La verdad es que mantener un espacio ordenado, en nuestro hogar o bien en el trabajo, es una fuente de calma y felicidad. Sostener el orden en la vida rutinaria asimismo nos ayuda a sostener la cabeza en orden, estableciendo relaciones más eficaces y prácticas entre pensamientos y también ideas.

Crear espacio físico en nuestros guardarropas significa crear espacio en nuestras vidas.

Con esto no deseamos decir que es preciso deshacerse de todo, con los tiempos corriendo. Quiere decir que no es bueno sostenerse atado sin fin a una prenda familiar, aun si los recuerdos conectados a ella son positivos. Do debemos proseguirse adelante y dejar espacio para lo nuevo, por más que esto nos asuste. Es paradójico, mas lo cierto es que todo el temor es un futuro que viene y quizás un presente que no son (o bien no) son capaces de estimar.

Ropa y artículos para llevar buena suerte

Todos teníamos una prenda que empleábamos una y otra vez, hasta el momento en que no tuvimos más antídoto que tirarla, y por inútil que fuera, mostramos cierta resistencia a deshacernos de ella. Quizá por el hecho de que tuvimos muchos instantes singulares en su compañía, como ese concierto de nuestro vocalista preferido, esa persona singular que conocimos, esa noche imborrable que pasamos con nuestros amigos…

Asimismo hemos tenido ropa o bien artículos de la fortuna, o bien por lo menos hemos oído charlar de ello. Ese vestido singular que nos trae suerte a un examen o bien a una cita. El cruasán colorado, el trébol de la fortuna o bien sencillamente el llavero que un ser querido nos dio…

Con todas y cada una estas experiencias, conectamos nuestras emociones con nuestros recuerdos y nuestros objetos o bien ropa. Con el tiempo, estas prendas o bien objetos se gastan y es hora de despedirse, lo que en ocasiones no es sencillo, mas preciso para hacer espacio para lo nuevo. Nuevos artículos y ropa nueva, nuevos recuerdos, en último término nuevas experiencias.

Si no dejamos espacio para lo nuevo, corremos el peligro de continuar eternamente anclados anteriormente.

Dejando atrás el pasado

En ciertas circunstancias somos capaces de sacar fuerzas de los recuerdos de determinados instantes. En general, estas son circunstancias en las que debemos dar un paso atrás para tomar el impulso y proseguirse adelante. Por otra parte, y con extrañas salvedades, so si somos valientes y dejamos atrás el pasado con gratitud, dejamos espacio para nuevas experiencias, lo que nos dejará aclarar y ordenar ideas, viviendo el presente más intensamente y edificando el futuro con esperanza.

Según Marie Kondo, si no tiramos algunos objetos -CD, electrodomésticos, ropa rasgada y incolora, etcétera- nos aferramos al pasado. En este sentido, el espacio en el que vivimos ha de ser para la persona en la que nos estamos transformando, no para la persona que éramos anteriormente.

Poner en orden el guardarropa, mas sobre todo las emociones y recuerdos, es todavía más preciso a lo largo de los procesos de duelo. Cuando perdemos a un ser querido, fallecido o bien pues nos han dejado o bien en otra circunstancia afín, dejar ir sus recursos nos ayuda a hacer en frente de la pérdida.

Naturalmente cada persona precisa diferentes instantes y esto ha de ser respetado. No resulta necesario deshacerse de todo al unísono. De hecho efectuar esta limpieza ásperamente y sin la preparación conveniente no nos va a ayudar. Por contra, puede agudizar el dolor y también «inficionar» la herida. Nosotros vamos a poder comprender cuando estemos listos para dejar a un lado ciertas cosas del ser querido. Solo debemos oír nuestro corazón,

Para ordenar tus ideas, precisas ordenar tus guardarropas.

El metodo Konmari.

La nipona Marie Kondo ofrece una serie de pautas con las que sostener el orden, en especial en el guardarropa, mediante su procedimiento KONMARI. Estas son solo ciertas de sus indicaciones más esenciales que asimismo nos dejan ordenar ideas:

  • Guardar todas y cada una de las prendas en situación vertical es esencial a fin de que todo sea más simple de ver y también identificar.
    • Separar re ordenar y descartar todas y cada una de las cosas que no se utilizan. Se aconseja llevar los objetos uno por uno con las manos.Para saber si los queremos o bien no, preguntémonos si nos hacen felices, toda vez que los utilizamos… Y si decidimos no sostenerlos, debemos dejarlos ir, despidiéndose con gratitud por los buenos instantes compartidos.
  • Designar ropa conforme la época no es preciso. Es mejor tener todo a mano y desechar toda la ropa que sabemos que no usaremos con la llegada de la próxima temporada. Conforme el especialista, tras adecentar la ropa debemos quedarnos con menos de una tercera parte de lo que teníamos,
  • La ropa que se viste ocupará considerablemente más espacio que las que están dobladas y son más bastante difíciles de visualizar y elegir en el momento en que nos vestiremos. Ella aconseja plegar todo cuanto puedas y continuar colgando solo lo que hay que colgar, como abrigos y chaquetas.
    • La ropa no es siendo consciente de lo que tenemos, las prendas en la parte inferior acaban en el olvido y las de abajo continúan aplastadas.
  • No hay necesidad de soluciones organizativas como casilleros y contenedores. Por más que parezca al revés

«Con el procedimiento KONMARI verdaderamente aprendes a tirar y re ordenar.

Yes, afirmamos tirar (o bien dar o bien donar o bien reciclar). Pues para poner orden y organizar bien la casa, primero debes deshacerte de las cosas, aun si en ocasiones duele Celi Colomer-

En el análisis final, limpiar es preciso para prosperar el bienestar. Adecentar nuestros espacios de vida significa crear espacio en nuestras vidas para abrirnos a nuevas experiencias, experiencias ignotas, con lo que se trata de salir de nuestra zona de confort. De todas y cada una esas emociones, recuerdos y también ideas que son familiares y gobernables para hacer espacio y abrirnos para vivir el presente y edificar el futuro.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *