Categorías
Psicología

Símbolo de la psicología (Ψ): historia y mito

La historia del símbolo de la psicología contiene algo mitológico y una curiosa evolución del término «psi» (Ψ), no exento de determinada originalidad. En un inicio, esta vigésimo tercera letra del abecé heleno fue transliterada por los romanos para formar la palabra psyche, este significaba mariposa, y después evolucionó para quedar suffled con aire, aliento, estímulo, energía y, por último, anima.

Todos los que han estudiado psicología recordarán este símbolo, presente prácticamente desde el primer día en la universidad. En los libros, en las oficinas de los profesores, en los documentos informativos… También personas maravilladas por esta ciencia lo van a reconocer, no es casualidad que esté en esa cultura de símbolos propios de ciertas disciplinas s como, por servirnos de un ejemplo, la letra «fi» (Ḥ) infilosophy.

El origen de la palabra psicología se encuentra en la fusión de 2 palabras griegas: ψυχή (mente) y λοḥεα (logia).

Esta vez admitimos la Icono grafía sin ir demasiado lejos. Peor todavía, veces damos por siempre ciertas pequeñas leyendas urbanas que preservaron la magia de nuestros orígenes. Como resultado, es común percibir la versión de que el símbolo de la psicología (Ψ) es un tridente, el tridente del demonio.

Esta teoría falsa se remonta a la temporada en que las enfermedades mentales se consideraban males satánicos. Trastornos que respondían a influencias sobrenaturales, hechizos y actos de brujería, donde el hombre no podía asistir al hombre. Todo estaba a cargo de la iglesia y, evidentemente, no ardiendo. Inferior más que la realidad. Veamos ahora cuál es el auténtico origen del símbolo de la psicología.

La historia del símbolo de la psicología (Ψ), la ciencia del alma

En heleno viejo la palabra psyche, como señalamos al comienzo, significaba mariposa. Este insecto asimismo simbolizaba el aliento vital, un soplo de aire, una brisa de vida… Pequeño por poco, y asimismo por la repercusión del Imperio Romano, esta palabra acabó simbolizando el ánima humana, un término que englobaba la energía vital del humano o bien la ka de la cultura egipcia.

Griegos y Romanos tenían una visión precisa del ánima humana. Cuando alguien falló, este aliento, esta «ka» de la que asimismo charlaban los egipcios, surgió tal y como si estuviese en un soplo de aire. Y lo hizo en forma de mariposa. En esta imagen no había nada espantoso, nada que lamentar o bien temer, puesto que la mariposa era un ser que representaba luz, cambio, esperanza.

El símbolo de la psicología tomó el término de mente para unirse a él tras «logia» (ψυχή e λοεεα). Con el tiempo, pasó etimológicamente de «ciencia del ánima» a «ciencia de la psique», y el símbolo Ψ fue su mayor representación.

El mito del amor y la psique

En la mitología griega la palabra «mente» no solo significa mariposa, ánima o bien psique. Psiche es una diosa, una preciosa criatura con alas de mariposa que vivió uno de los amores más hermosos, lo inmortalizado por Apuleio en su obra La Metamorfosis (o bien El burro de oro).

La escritora latina nos cuenta que una de las 3 hijas del rey de Anatolia era tan frágil, atrayente y llena de alegría que despertó la envidia de la propia Venus, que vio a la pequeña como una contrincante. Sus celos la llevaron a ordenar a su hijo Eros que lanzase una de sus flechas a la joven Mente para hacerla enamorarse del hombre más feo, malévolo y despreciable de toda Anatolia.

, no obstante, algo inopinado sucede: por un fallo trivial fue Eros quien se enamoró de Psyche. El joven dios, inútil de resistirse a ellos, decidió llevarla a su palacio y velar por la alcoba de la joven todas y cada una de las noches para conquistarla y hacerla suya. Y de esta forma fue Psiche se enamoró de un extraño que la visitaba todas y cada una de las noches mientras que continuaba en la oscuridad. Un dios que deseaba conservar su identidad para no poner punto y final a ese amorío mágico.

Cuando Psyche charló con sus hermanas sobre esa relación, le recomendaron que pusiese fin a ella pues quizás la amante no apareció debido a su naturaleza desalmada. La joven los escuchó y, aplicando el hecho de que Eros durmió en su cama, se aproximó a una lámpara de aceite para alumbrar su rostro, mas acá cayó una gota de aceite quemando la cara de su amante que se enfureció.

Pruebas psiquiátrica

Consolidada, derruida y arrepentida, la hija del rey de Anatolia aun fue a Venus a solicitarle ayuda. La diosa vio entonces la ocasión de vengarse, de suprimir del planeta a una mujer que era contrincante en la belleza de exactamente la misma diosa del amor. Le ofreció cuatro pruebas, 4 proezas que debió superar si deseaba recobrar el perdón y el cariño de Eros; entre ellos lo más bastante difícil fue descender al Inframundo y solicitarle a Proserpina algo de su belleza, la que guardaba en un ampocle.

Psiche afirmó que la prueba no solo de belleza, sino más bien asimismo de ingenio, coraje y determinación . No obstante, justo cuando se encaraba a todas y cada una de las contrariedades y tras poder tomar el ampoil de proserpina, la joven pecó de curiosidad y vanidad y decidió abrirla para poder ver su contenido. Fue entonces cuando fue víctima de un sueño profundo, mas acá una mano familiar le quitó esa maldición. Una piel famosa la consoló, un semblante lleno de esperanza inmediatamente devolvió su alegría: Eros que, tras haberla perdonado, asistió en su ayuda.

El final de esta pareja mitológica no podría haber sido más feliz. Venus se libera de su envidia de la amada de su hijo y baila alegremente en su boda. Júpiter decide entonces hacer inmortal a la mente, una mujer bella y valiente que, con sus alas de mariposa, asimismo representa el símbolo de la psicología «Ψ».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *