Categorías
Psicología

Sentirse bien contigo es mejor que sentirte bien con todos

En tanto que sentirse bien contigo es mejor que estar bien con todos es homónimo de salud y bienestar. Es como la enseñanza que se adquiere tras un largo viaje, donde poquito a poco dejamos atrás ciertas situaciones para seguir más ligero, libre de pesas en la mochila y guijarros en los zapatos. Es un despertar que nos deja llevar la vida con mayor integridad,

Tal vez es teóricamente semeja simple de comprender y semeja dar mucha información sobre un libro sobre el desarrollo personal, precisa decir que en la práctica estamos muy equivocados. Para comprender mejor esto, vamos a plantear un pequeño ejemplo en el que meditar,

Imagine mismos mirando por la ventana a algo que sucede cada mañana al tiempo. Acá está nuestro vecino que, como todos y cada uno de los días, toma su pequeño bonsái por el hecho de que recibe de manera regular luz solar. Lo cuida con atención y dedicación obsesiva: lo poda, lo riega, lo nutre… podríamos decir que asimismo le da aprecio,

«En el momento en que te amas y te respetas a ti, la desaprobación de alguien no es nada que temer o bien evitar -Wayne Dyer-

Un montón de nuestra atención está aguardando una razón concreta. El vecino jamás nos ha semejado un hombre particularmente feliz, tiene un trabajo que no le agrada y es la persona tradicional que trata de llevarse bien con todo el planeta. Su necesidad de agradar lo transformó en un títere a cargo de prácticamente todas las personas: familia, superiores, amigos… Tiran de sus «cables» hasta tal punto que han empezado a ceder: nuestro joven vecino ya ha sufrido su primera amenaza de ataque al corazón.

Todo el día, cuando lo vemos sacar a su amado bonsái, nos preguntamos por qué razón no se dedica a sí mismo la dedicación y el amor que reserva por su pequeño zapateado. El prójimo efectivamente debería aprender a sentirse bien consigo, quizás podando ciertas relaciones, nutriendo su autoestima y buscando la calidez con la que recobrar la dignidad, el amor propio y el bienestar…

Verse bien consigo mismo: una cuestión de lógica y necesidad

Se afirma que «del mismo modo que cuando paseamos tratamos de no pegar una uña o bien torcer un tobillo, en la vida debemos comportarnos con exactamente la misma atención». Esto es, eludir que otros nos dañen, no dañar a el resto y resguardarnos de forma sabia de todos y cada uno de los males. No obstante, veces que no lo hacemos, desatendemos, nos traicionamos. Olvidamos que no es saludable dejar de sentirnos bien con nosotros mismos para priorizar a el resto.

Estimamos el hecho de que intentar agradar a todos postergando nuestras necesidades no es lógico ni aconsejable. Además de esto, es un coste altísimo que pagamos cuando dejamos fluir la vida sintiéndose mal por una razón o bien otra, sintiéndose un vacío por la parte interior, siendo titubeantes y frustrados.

Recuerda que lo que se cuida de los brotes, que lo que se defiende y se alimenta da sus frutos. Debemos comprender que en ciertas circunstancias sería preciso dejar a un lado los aspectos sensibles y hacer empleo de la razón. De hecho a un lado los sentimientos y recuerde lo que precisamos es de forma frecuente crítico,

Sé que la inteligencia sensible importa mucho, no obstante, en determinados instantes el pensamiento más lógico y racional es el que mejor marcha. La razón? Este enfoque mental nos empuja a tomar resoluciones firmes para comenzar a hacer cambios en nuestra ventaja.

«Todo va a estar bien al final. Si no estás bien, no es el final-Lennon-

Erich Fromm afirmó la gente tiene la habilidad de vivir en incesante contradicción. Esto en ocasiones nos lleva a meditar que si otros son felices, entonces asimismo somos felices. Que si le afirmamos a esa persona lo que desea escuchar, aun si no lo pensamos, lograremos su aceptación y su complacencia, y eso nos va a dar bienestar.

La dualidad son destructoras, son situaciones con alto costo sensible en las que el significado y la razón deben predominar sobre todo. No me agrada algo, me marcho. Si no estoy conforme, lo digo . Si me hieres, defiendo. Si no soy feliz, me comporto para ser tan a mi manera,

La forma de sentirse bien contigo mismo

El camino cara estar bien consigo una parte del sentido del equilibrio. Se trata de practicar la auto-satisfacción y dar prioridad a nosotros mismos en prácticamente todas las áreas, instantes o bien circunstancias. Un bienestar más saludable no conduce al narcisismo, sino más bien a esta sana convivencia en la que se comprende que para «ser» asimismo hay que «dejarlo ser

Para conseguirlo, podemos meditar sobre las próximas dimensiones. Cada uno de ellos requiere una conveniente internalización para integrarse en nuestras vidas, con osadía y con la solvencia psicológica adecuada:

    • Confía en ti. Pensar en nuestros recursos internos nos dejará ser más eficientes en la toma de resoluciones, avanzar sabiendo a quién comprender en nuestras vidas, lo que precisamos en todo instante y de qué forma podemos conseguir estos objetivos.
    • Aprende a racionalizar sus pensamientos. Dejamos de sentirnos bien con nosotros mismos prácticamente siempre y en todo momento debido a un diálogo interno agotador, crítico y negativo, que bloquea nuestro desarrollo personal. Aprendemos a racionalizar los pensamientos para desarticular los temores y parar de ser nuestros oponentes.
    • Los amigos de la vida. En vez de apreciar ser «amigos les doy al mundo entero», deseando sentirse bien con todos para sentirse admitidos, cambiemos nuestro enfoque. Tratamos de ser amigos de la vida, receptivos a las ocasiones, al optimismo, a la sensación de libertad y no a la complacencia y la dependencia del resto.
    • El potencial en nosotros. Cuando descubrimos nuestras fortalezas, cuando aprovechamos nuestras virtudes, habilidades y talentos, todo en nosotros armoniza.Sentimos el valor de iniciar las cosas sin depender del resto, cosas que nos satisfacen y que nos dejan mejorar en sentirnos bien.

Para acabar, recuerde que cuando está bien consigo, lo que el caso nos ofrece empieza a importar menos. Por el hecho de que tenemos tanta energía, confianza y optimismo dentro de nosotros que nada puede detener nuestros pasos. No desaprovechemos este valor que está en todos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *