Categorías
Psicología

Vivir en el acá y ahora: la vida no aguarda

Vivir no aguarda, no aguarda ni planea, la vida sucede ahora preciso, en el hoy y el ahora. Es ahora cuando todo sucede, las ocasiones germinan y los trenes se detienen en las estaciones advirtiendo de una llegada que jamás volverá a suceder. Recuerden, debemos vivir en el acá y ahora sin postergar para mañana la dicha que merecemos el día de hoy,

Este mensaje, que en sí es inspirador y veraz, contiene un matiz en el que quizá no hubiésemos pensado ya antes. Sabemos que las mejores ocasiones pasan en el instante presente; no obstante, no siempre y en todo momento las vemos o bien peor, no nos sentimos dispuestos para captarlas, nos falta cierta audacia, cierto coraje para cruzar la línea del temor.

«Ahora, una palabra curiosa para expresar un planeta entero y una vida.»

-Ernest Hemingway-

Y me pregunto por qué razón esta irresolución o bien «ceguera» al ver las puertas abiertas ante nosotros todos y cada uno de los días, la contestación está en nuestro patrimonio cultural, nuestra educación y la perspectiva vital que nos hicieron aceptar. De este modo, prácticamente es pequeños, estamos persuadidos de que hay un sitio donde vamos a ser felices, que va a llegar un día en el que, basándonos en nuestros sacrificios, nuestra confianza y nuestro deseo de sobresalir, conseguiremos esta meta, la meta deseado.

Es cierto para ciertas personas; no obstante, si hay un factor que caracteriza nuestro planeta actual es la inseguridad . En ocasiones los que se esmeran más no siempre y en todo momento consiguen lo que desean y los que siembran más acaban cosechando menos. En esencia, muchos de nosotros pasamos la mitad de nuestras vidas aguardando un «algo» que jamás sucede, disolviendo nuestras esperanzas y esperanzas en esta eterna expectativa.

Esto, por ende, intentar aplicar una nueva estrategia, lo único enfoque en el futuro para querer el acá un tanto más ahora, invertimos en un presente de calidad mediante un aspecto receptivo, una psique abierta y un corazón que toma lo que precisa.

Apretando el acá y ahora para invertir en felicidad

Para muchos, vivir aferrados a la inmediatez, a lo que pasa en este instante, supone poco más que un acto de irresponsabilidad. Primeramente, debemos comprender que vivir acá y ahora no quiere decir que debamos tomar una visión hedonista, un carpe diem en el estilo barroco más puro en el que sencillamente gozamos del instante tal y como si no hubiese mañana. En verdad, es precisamente lo opuesto, por el hecho de que aprovechar el presente asimismo significa invertir en el futuro.

Paul Auster afirmó que la gente precisa aprender a vivir el día de hoy, pues «¿A quién te importa quién eras el día de ayer si tienes claro quién eres el día de hoy?«. Acá es donde está el secreto, en saber quiénes somos el día de hoy, en rememorar dónde estamos, lo que precisamos y a dónde deseamos ir. En verdad, merece la pena apuntar que hay un tipo común de paciente que los sicólogos hallan en su práctica clínica, el «desconectado» de sí y desde el instante actual.

Muchas personas experimentan un sentimiento difícil; cuando experimentan una moción complejo o bien conflictivo, no vacilan en interpretar los sucesos como «amenazas. Tras hacer esta clasificación, optan por buscar en otro sitio, diciendo que «mañana va a ser otro día», «mañana voy a ser mejor» o bien «el tiempo soluciona todo y todo se cura».

Si amontona enfrentamientos, huecos y frustraciones, como alguien cargando cada piedra que se halla en la carretera sobre sus hombros. Evaden toda responsabilidad cara su persona sin saber eso aquellos que cuidan sus emociones en el acá y ahora invierta inteligentemente en su dicha.

«Ciertos están prestos a cualquier cosa menos vivir acá y ahora.»-Lennon-

Entrena tu psique para vivir en el acá y ahora

En nuestra psique es como un pequeño viajando en vehículo. Precisa un juguete, algo que hacer, mirar, meditar, desvariar, preocuparse e inclusive ofuscarse. Nuestros pensamientos jamás se detienen y prácticamente siempre y en todo momento se centran en el futuro inmediato. Somos como ese pequeño en un vehículo preguntando cuánto tiempo pasará para llegar a la destinación.

Des olvido que la vida no es un destino, la vida es un viaje, se compone de instantes, fragmentos arraigados en un presente que con demasiada frecuencia se nos escapa. Un camino para prosperar nother enfoque, para desacelerar el motor de ese turismo y gozarlo un tanto más, es practicar toda la atención. Para conseguirlo, precisamos adiestrar a la psique mediante estrategias apropiadas. Let’s ver ciertos ejemplos.

La bandeja plena atención: vivir en el acá y ahora

    • Aplicación en su vida rutinaria la próxima declaración: saber vivir es hacer lo mejor que está en nuestro poder en un instante dado.
  • Una psique sosegada es homónimo de una vida más clara. Para conseguir este estado de equilibrio interno, va a ser útil practicar meditación, yoga o bien respiración profunda.
  • No dejes la preocupación que sientes el día de hoy para mañana. Cualquier emoción compleja, ansiedad o bien inconveniente ha de ser resuelto en el instante actual.
  • ejercite su enfoque, prestar atención a todo cuanto hace, a lo que le circunda en el instante presente. Eludir las multitarea.
  • Llevara un camino en la mitad de la naturaleza todos y cada uno de los días a lo largo de por lo menos media hora.
  • Agradecimiento, aprecia todo cuanto tienes y eso te circunda.
  • Es bueno para oír mejor.
  • Gerencia sin prisas, goza de cada mordisco, cada sabor.
  • Aumenta tiempo de calidad con tus seres queridos.
  • Practica las aficiones que te resultan de interés y que despiertan tu inventiva.

En conclusión, aprender a vivir acá y ahora requiere ante todo voluntad y ejercicio diario. Absolutamente nadie cambia su enfoque de semana en semana, mas con voluntad y resolución vamos a apreciar considerablemente más lo que verdaderamente existe, que podemos tocar, sentir y disfrutar: el presente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *