Categorías
Estudiante

No procures la perfección mientras que estudias, ¡recuerda el auténtico objetivo!

Si jamás te sientes listo para hacer un examen hasta el momento en que hayas estudiado hasta la última página del libro, tengo ciertos consejos para hacer tu vida más simple…

En el artículo de el día de hoy charlamos de perfection y ho de qué forma no buscarlo a toda costa mientras que estudiamos, pues en ocasiones trae más daño que resultados 😉 bien,

Si lees este artículo quizás no seas verdaderamente Indiana Jones, mas prácticamente seguramente eres uno que de manera frecuente va en pos de la perfección perdida!

Arrea el cinturón, Harrison Ford… la perfección no siempre y en todo momento resulta ser un aliado hermoso!

cuando preparas un examen en un manual de mil doscientos páginas, te lleva a meditar que para considerarte realmente preparado y listo para ir y apoyarlo, primero debes conocer cada página.

Volver y conocer el tema tan exactamente y a fondo por una parte es indudablemente una buena cosa, por el hecho de que estudiar de esta forma significa. verdaderamente tener el asunto, para hacerlo suyo. Mas el inconveniente brota en un instante en que hay razones como esta para todos y cada uno de los exámenes

Un estudio afín, preciso y completo requiere meses de preparación, efectivamente, no semanas. Con lo que si deseas estudiar cada examen de tu carrera tan a fondo, tomando 2, 3, si no 4 meses para cada uno de ellos… bueno, su camino universitario se transformará en un viaje sin fin de la ciudad de Santiago! Corres el peligro de toparte en el habitual bloque de estudiantes,

En mi opinión, esta no es la táctica adecuada para ningún género de estudiante, cualquiera que sea el procedimiento de estudio que aplique. Por tanto, debemos proteger esta perfección,

«Entonces Christian, ¿Qué procuras decirme? ¿Qué debo estudiar hasta la cima?»,

Y me percato de que poner eso suena un tanto mal y el mensaje que te llega puede no parecer positivo.

So proseguimos adelante con el artículo y descubrimos de qué manera ser menos perfeccionistas en el estudio, sosteniendo al tiempo geniales resultados de los exámenes 😉

No procures la perfección…

Estamos dicho que la tendencia cara el perfeccionismo, desde cierto punto de vista lógico, es un factor positivo, un indicador de interés y compromiso, entre otras muchas cosas.

Pero al tiempo nuestra tendencia a ser demasiado perfeccionistas puede meternos en inconvenientes. Te digo esto por el hecho de que es una cosa que he sentido muy de forma frecuente en chicos que prosigo a lo largo del adiestramiento.

Tantas veces bloqueó a los estudiantes que desean poner sus sacrificios y recobrar los exámenes nuevamente piensan «Ah sí, me preparo muy bien, estudio todo, aprendo todo de manera perfecta con el fin de estar seguro de aprobarlo!». Quizá comprometiéndose a preparar los exámenes de forma indiscriminada, aun los exámenes más bastante difíciles, ¿de qué manera finaliza entonces?

Fines que hasta el momento en que no hayan estudiado de forma perfecta cada página de cada libro de exámenes no se sienten listos para presentarse a apoyarlo.

Pero no creo que te vaya a contar un secreto escandaloso diciéndote eso… la perfección no existe!… pues la perfección no existe?

Perfección ni tan siquiera existe en el caso de los profesores universitarios!

Ahora te haré una pregunta,

Si vas al maestro que escribió el manual de tu curso, lo abres a una página azarosa, le lees un pedazo y le solicitas que prosiga adelante… mas, ¿estás verdaderamente persuadido de que recuerda?

La contestación es no, evidentemente. ¡Y te lo digo en voz baja por el hecho de que charlé de esto con múltiples profesores universitarios!

No te digo esto para hacerte meditar mal por los profesores, eh. ¡Lo extrañaríamos! Cada profesor conoce a la perfección algunos temas fuera o bien en el libro que puede haber escrito, mas en todo caso no lo recuerda todo

Este es si ni tan siquiera el maestro conoce cada parágrafo de su texto, por qué irías al examen a propósito perfectamente ni tan siquiera lo escribiste?

Recuerda siempre y en toda circunstancia cuál es tu objetivo

Puede caer en esta idea, es normal y no hay nada de malo en meditar que debes estudiar todo a la perfección.

En estos casos lo que aconsejo al adiestrador y #iostudiorapido es no perder de vista su objetivo. No deben quedar atrapados en internet de perfeccionismo pues ser perfecto no es su propósito

Nuestra meta es no conocer el tema perfectamente

Nuestra meta es ante todo aprobar el examen!

Este, si bien en teoría conocer el tema a fondo es un deseo justo, no obstante debes rememorar que cuando darás al examen lo que verdaderamente te importa es aprobarlo!

E me enseñas a ti que para aprobar un examen no siempre y en todo momento precisas saber cada cosa, puesto que probablemente te hallas con aquellos estudiantes que lo han aprobado habiendo estudiado poco y quizá aun en los últimos días.

«Mira, Christian… aquellos tienen un c**o ido y eso es todo!»,

Puede, lógicamente. Mas bien es posible que hayan sido capaces de jugar bien sus cartas! Quizás leyeron el artículo de la CFU… 😉

Proseguiré el consejo de De qué manera estudias que te daré, ¡ asimismo vas a poder jugar tus cartas excelente!

1. Conciencia de qué estudiar

Cuando comienzas a estudiar para un examen no debes iniciar por la idea de tener que conocer cada página del libro.

En su preparación debe iniciar con la llamada conciencia de:

  • temas preferidos de
  • profesor, los que más habitualmente se solicitan para los exámenes
  • tópicos en clase (¡con lo que esmerarte lo más que puedas para tomar clases!)
  • todas las preguntas más usuales a lo largo del examen
  • si es posible aun las contestaciones más bienvenidas, aquellas que garantizan un buen voto

Este es el punto de inicio. Si deseamos ver su estudio como un árbol, estos son los elementos que componen el leño y las primeras ramas. Soy el núcleo duro de tu preparación,

Y entonces tiene el tiempo y la energía para ahondar el tratamiento, bienvenido! Ir profundo efectivamente puede asistir a acrecentar su voto. ¡Mas recuerda iniciar con el esqueleto!

La necesidad de elegir el contenido a estudiar se relaciona realmente bien con la ley del 80/20, una táctica para estudiar más veloz 😉

2. Control de ansiedad y atención de exposición

Reconocer esos estudiantes de los que te charlé ya antes? ¿Los que van al examen han estudiado poco y mas lo aprueban, y quizás aun bien?, ¡no puedes decir que no tienen agallas! Sabían que habían estudiado poco, mas se brincaron de todos modos, se implicaron probando tener confianza, de la serie «O bien va o bien lo rompe».

El maestro delante de , por lo menos en el caso del examen oral, se da cuenta de de qué forma se pone. Una actitud firme y decidida es, como es lógico, más apreciada que una actitud titubeante y también titubeante. ¡Estas cosas asimismo afectan el voto!

Esta primera cosa que debes hacer es, primeramente, sostener la ansiedad bajo control, relajándote. En el artículo hallarás ciertos consejos.

Y entonces – fundamental – pasa tiempo para cuidar la exposición! En este otro artículo hay mis consejos para llevar treinta al examen oral.

Puede hacer eso en grupo con otros estudiantes, repitiendo temas entre sí. O bien para con la cámara de su móvil y, tratándose de , valorar de qué manera es su exposición. En el caso de un examen escrito, sencillamente puede redactar y después regresar a leer, en tanto que los comentarios son ya útiles.

Este, para resumir, el día de hoy nos percatamos de que no es esencial conocer todo el libro de memoria, pues su propósito no es eso, sino más bien pasar el examen! Y para esto hay que vender mejor esa información que tiene, para marcar la diferencia 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *