Categorías
Psicología

siete formas de derrotar pensamientos negativos

Es simple ser víctimas de un torbellino de pensamientos negativos, singularmente si hemos amontonado tantos y generado inercia que afecta eminentemente a los filtros que utilizamos para procesar información.

Los pensamientos de los que hablamos pueden sumar el uno al otro, como una pequeña bola de nieve que, si se deja rodar por una montaña, medra desmedido. De la misma forma, un pensamiento pequeño y también inofensivo, nacido de esta manera, sin vileza y sin gloria, puede acabar transformándose en un enorme titán que contamina todas y cada una nuestras emociones, nuestros comportamientos y nuestros otros pensamientos

A medida que la pelota que cae de manera fuerte sin control, más grande y más grande, más veloz y veloz, los pensamientos negativos drenar nuestra energía y eliminar nuestra fuerza. Y cuanto más cedemos a ellos, más fuertes se vuelven. Como es más bastante difícil detener la bola de nieve una vez que ha rodado múltiples metros por el val y aumentado de tamaño, lo mismo ocurre con una bola de pensamientos negativos que ha empezado a virar.

¿Qué hacer con los pensamientos negativos?

La vida nos pone en frente de los retos, en muchas ocasiones sin darnos respiro y sin tomar en consideración los recursos que tenemos a nuestra predisposición. Tener pensamientos negativos o bien pesimistas es normal en tal situación. No obstante, memorizando o bien aun persiguiéndolos empeora la calidad de vida y contamina la imagen que tenemos de nosotros mismos. ¿Por qué razón deberíamos reducir nuestra autoestima de este modo?

Los pensamientos negativos forman los muros de nuestra cárcel, una cárcel que edificamos para nosotros mismos. Deshacerse de su detención es tan simple como mudar su forma de meditar.

pensamientos negativos en ciertos casos nos torturan y, en otros muchos, afectan nuestras actitudes. Pueden hacernos sacar de la desesperación cuando no hay razón para esto o bien aun hacer que tiremos la toalla cuando, por recursos y habilidades, aún tenemos mucho que dar. Resumiendo, los pensamientos negativos están habituados a condicionar nuestras elecciones y no verdaderamente para bien,

En ese instante, por qué nutrimos pensamientos negativos si sabemos que nos hacen daño? El inconveniente brota cuando presentas los primeros pensamientos negativos y no los tratamos apropiadamente. En resumen, cuando la pelota es pequeña y todavía no ha polucionado todo cuanto toca. Por servirnos de un ejemplo, ciertas personas curan pensamientos negativos, o bien más bien la ansiedad que viene con él, «asaltando» el refrigerador. Una estrategia que en general produce más pensamientos negativos, en un caso así respecto a la capacidad de autocontrol y el cuerpo

Los pensamientos provocan otro fenómeno curioso: si bien eres siendo consciente de que debes olvidar ese pensamiento, es realmente difícil quitarlo. Cuanto más pensemos en sacarlo de nuestras cabezas, más nos va a hacer compañía. Y nos encontraremos meditando sobre una idea que no solo nos enfermará, sino asimismo puede llevarnos a comprometer con seriedad nuestra salud mental

Cómo derrotar un pensamiento negativo

¿de qué manera suprimimos este pensamiento negativo? En verdad, no puedes eludir un pensamiento negativo por completo. En ocasiones los pensamientos negativos son solo un destello en nuestras psiques. Cuando esto sucede, debemos ser conscientes de ellos, a fin de que podamos reconocerlos inmediatamente y, de este modo, comprender cuando pensamos de manera negativa

Las estrategias que exponemos a continuar te dejarán derrotar pensamientos negativos y hacerte más simple meditar positivamente.

  1. Atienda su pensamiento: los pensamientos negativos acostumbran a ser el resultado de distorsiones cognitivas, o bien formas de pensamiento irracional. Míralos tal y como si fueses espectador. Si no dejas que se apoderen de tu psique, se disiparán. Imagínese como árboles a lo largo del río: tarde que temprano, va a perder de vista de ellos. Admite tus pensamientos negativos y déjalos ir.

2.- Replantea cualquier pregunta sobre la que estés meditando:  consiste en una forma excesiva de pensamiento. Cuando meditamos sobre algo, lo hacemos persuadidos de que podemos resolverlo con solo meditar más en ello. Esto por norma general carece de sentido. Ya antes de buscar una solución, precisamos desempolvar lo que verdaderamente caracteriza nuestros pensamientos y descartar lo que nos creamos en nuestros cerebros. No te sorprendas si, tras haber eliminado tu imaginación, descubrirás que no tienes otro inconveniente que lo que has creado mismo

3.- Muévete y actúa físicamente sobre tu pensamiento: en el momento en que te halles atrapado en un pensamiento negativo, muévete. Presiona el interruptor que lúcida pensamientos positivos no es tan inmediato, si el tuyo mientras que estás ocupado buscando una forma de padecer. Es el instante ideal para salir a dar un camino o bien correr, para danzar o bien hacer yoga. No te detengas y pienses, mantén tu psique ocupada, deja que tu cuerpo tome las bridas y lleva tu cabeza a otro sitio.

4.- Eludir las causas de pensamientos negativos: una canción, una imagen, un libro, lo que vemos en TV, la compañía de ciertas personas… Tan pronto como descubras cuáles son los estímulos de los que afloran tus pensamientos negativos, evítalos. Y dentro de lo posible, sustitúyalos por otros que despierten en ti sensaciones agradables. No te tortures y no hagas todo más bastante difícil de lo que es

5.- Rodearse de personas positivas y experiencias agradables: si lo que ves, escuchas y lees es positivo, si las personas que te rodean son positivas, va a ser más simple sostener distanciados los pensamientos negativos. Si estás rodeado de optimismo, va a ser más simple desactivar cualquier fuente de pensamientos negativos.

6.- Reiterar declaraciones positivas cuando se piensa negativo: pensamiento negativo acostumbra a ser un hábito aprendido. Conque en vez de dejarse empapar por el pensamiento negativo frecuente, habituarse a meditar en positivo en determinadas circunstancias. Para recordarlo y fortalecerlo, siempre y en todo momento puedes sostenerlo contigo, escrito en una hoja, en tu ropa, en la parte inferior de la pantalla de tu PC o bien móvil, o bien aun en tu piel

7.- Recuerda que absolutamente nadie es perfecto y pasa página: es simple de detener en tus fallos. Mas puedes aprender de ellos y pasar la página. No importa qué melancólico sea, nada cambiará. Y, si lo que lúcida tus pensamientos negativos es una debilidad o bien una deficiencia, concéntrate en tus fortalezas o bien virtudes. Si no puedes mudar el pasado, trata de sacar lo mejor del futuro.

Los pensamientos no duran para siempre

Los pensamientos negativos son fugaces y temporales, salvo que deseemos hacerlos eternos . No tienen poder real, mas pueden hacer mucho daño si les damos la ocasión de medrar. Un pensamiento no tiene otro poder que lo que le damos. Los pensamientos negativos se vuelven más incisivos si lo dejan. Desligarlos es, no obstante, una labor difícil: ya no es un pensamiento, hablamos de una activa

todo es responsable del planeta en el que manejan sus pensamientos. No es relevante que aparezca el pensamiento: lo esencial es que se puede detener y crear un contexto conveniente a fin de que se reduzca. La clave es advertir semejantes pensamientos negativos antes que tengan la ocasión de establecerse en su cabeza y transformarse en aliados.